Cómo proteger la piel de la contaminación ambiental

¿Has examinado tu piel y has descubierto alguna arruga que no estaba antes? ¿Tienes alguna mancha que se ha oscurecido? El tiempo ya no es el mayor enemigo de nuestra piel, la amenaza de la contaminación es cada vez más importante. Por eso, hoy te traigo este artículo en el que aprenderemos cómo proteger la piel de la contaminación ambiental.

La contaminación del aire es difícil de evitar, sobre todo si vivimos en zonas urbanas, pero puede ser muy perjudicial para nuestra piel. Así pues, debemos aprender a proteger la piel de la contaminación ambiental lo mejor posible.

Efectos de la contaminación en la piel

La contaminación del aire contiene una serie de toxinas que pueden causar el envejecimiento prematuro de nuestra piel, sobre todo en las zonas más expuestas como son la cara y el cuello.

De la misma manera, el polvo y la suciedad que flotan en el ambiente pueden llegar a obstruir los poros, generando acné e incluso dando un tono grisáceo a la piel y restándole luminosidad.

La contaminación también puede llegar a provocar alergias en la piel, que causan rojeces, heridas o eccemas. Por todo esto, es muy importante saber cómo proteger la piel de la contaminación ambiental que nos rodea.

Cómo proteger la piel de la contaminación ambiental

Limpieza

Lo más importante para proteger la piel de la contaminación ambiental es realizar una limpieza adecuada para eliminar todas las toxinas que se acumulan a lo largo del día. Esta limpieza debe realizarse en dos fases:

  1. El primer paso es una limpieza superficial en la que se elimine la primera capa de suciedad que cubre la piel. Para ello te recomiendo que uses un buen desmaquillante, a mí me encantan los de Yves Rocher.
  2. Una vez tengas toda la cara limpia, lo mejor es usar un tónico para hacer una limpieza mucho más profunda. Cuanto más natural sea el producto, mucho mejor. No utilices nunca agua caliente para lavarte la cara, ya que irrita e inflama las capas más superficiales de la piel.

Si quieres hacer una limpieza más a fondo, puedes usar cepillos eléctricos como los de Foreo.

Protección

Como hemos dicho antes, los agentes externos dañan nuestra piel y provocan un envejecimiento prematuro de la misma. Para poder proteger la piel de la contaminación ambiental no podemos olvidarnos de hidratarla cada día antes de salir de casa.

Para ello, es muy importante contar con una buena crema hidratante. Pero antes de elegirla, deberás conocer cuál es tu tipo de piel. También es aconsejable utilizar protección solar durante todo el año, incluido el invierno. Por eso te recomiendo las cremas todo en uno.

Debes usar estas cremas también, aunque posteriormente vayas a aplicarte maquillaje. Ya que unos de los principales efectos de la contaminación es deshidratar la piel.

Alimentación

Aunque parezca que no, la alimentación también es muy importante a la hora de proteger la piel de la contaminación ambiental. Por eso, es muy importante incorporar en nuestra dieta diaria alimentos ricos en vitamina C.

Estos alimentos son: las frutas, sobre todo los cítricos; los vegetales y las legumbres; los frutos secos y los lácteos. Es recomendable consumirlos lo más crudos posible, ya que al cocinarlos las vitaminas se oxidan, te recomiendo los zumos cold pressed y los batidos.

Asimismo, son recomendables lo alimentos ricos en antioxidantes como los ajos, la cebolla o el té verde.

Hidratación

Tan importante como hidratar la piel con cremas especiales, es que nuestro cuerpo esté hidratado por dentro. Por ello, es muy importante beber como mínimo 2 litros de agua al día.

Si te resulta difícil beber tanta cantidad de agua, puedes ayudarte con infusiones o zumos que también tienen un alto contenido en agua. Eso sí, los refrescos, ni siquiera los light, no pueden ser sustitutos del agua.

Exfoliación

La exfoliación elimina les células muertas y estimula la restauración de las capas de la piel más dañadas por la contaminación ambiental. Sin embargo, no debes abusar de este método, ya que puede alterar el ph de la piel y abrir en exceso los poros. Lo más recomendable es hacerlo una vez a la semana.

Los mejor es hacer la exfoliación durante la ducha, ya que así puedes hacerla por todo el cuerpo. Pero utiliza un producto específico para el cuerpo y otro para la cara.

Espero que estos consejos te ayuden a empezar a proteger tu piel de la contaminación ambiental, ya que es un efecto nocivo al que no solemos prestar mucha atención.

 

Published by